Argentina + sustentable

Portal de noticias en el camino hacia la sustentabilidad

LAS COLILLAS QUE NO VAN MÁS AL PISO: CIGABRICK

Por Milagros Seijas

Cuantas veces caminamos por la calle y vemos la cantidad de colillas tiradas en el piso. No solo en la vereda, en canteros, en macetas como si fuesen un cenicero, en las paradas de los colectivos, inclusive en jardines, en el agua, en la arena de las playas, fumadores que tiran cigarrillos desde balcones y podría seguir enumerando lugares. Quizás en la cultura mundial el hecho de que un fumador tire la colilla por el aire, se haya transformado en algo común. Pero está claro que las cosas van cambiando, y en muchos casos para bien.

Ahora existen campañas en donde muchas personas salen a recolectar del piso las colillas, y las introducen en una botella para su reciclado. Y para sopresa de muchos, en la cuál me incluyo, de las colillas recicladas se hacen ladrillos: Cigabrick, bajo la mano de Alexis Lemos y equipo, te cuentan en esta nota su gran descubrimiento y trabajo, 100 % hecho en Argentina.

– ¿De qué está hecha una colilla?

-El material principal del que están formadas es el acetato de celulosa, un plástico natural que se fabrica a partir del algodón el que recibe diversas reacciones químicas para terminar convirtiéndose en filtros de cigarrillos, rollos de películas o teclas de piano. También se les añade plastificantes y otros derivados de los hidrocarburos el que les permite tener el acabado cilíndrico.

– ¿Por qué contamina el medioambiente?

-Las colillas y sus lixiviados (líquidos resultantes del contacto con el agua) contienen elementos tóxicos letales que se liberan rápidamente al contacto con el agua. Diversos estudios científicos advierten de sus efectos mortales en insectos y peces, son un grave problema de salud pública y suponen un desafío económico, ecológico y social de primer nivel. 1 sola es capaz de contaminar hasta 50 LITROS de agua. Así mismo, más de 6 trillones de colillas de cigarrillos son desechadas cada año según cifras publicadas por un estudio del Center of Tobacco Control Research and Education de la Universidad de California.

Generan miles de toneladas de basura y está reconocido como el ítem de basura número 1 en el mundo por el ministerio de Salud de la Nación.

Al igual que el cigarrillo las colillas contienen más de 7 MIL sustancias completamente tóxicas. Sólo 5 colillas por litro son suficientes para matar animales y otros organismos. También pueden ser ingeridas por niños, mascotas o especies de animales salvajes. Reportando algunas muertes de éstos últimos por desnutrición debido a la falsa sensación de saciedad. Las colillas son tóxicas, aunque no hayan sido fumadas.

– ¿Cómo comenzó la idea del reciclado de las colillas?

-Con la conciencia del cuidado del planeta y de reciclar, reducir y reutilizar nos dimos cuenta de la cantidad de este tipo de residuo que había por todos lados y luego de ver la problemática que causan en todo el mundo nos planteamos el desafío de encontrarle una solución mediante una metodología biotecnología natural y definitiva.

– ¿Cómo fue el estudio del tema, como llegaron a saber que se podía reciclar?

-En nuestro ciclo de investigación descubrimos que existen algunos microorganismos que causan la pudrición en la madera y comenzamos con base en ello. Luego de una inversión propia en equipamiento, prototipos, personal y asesores pudimos lograr la obtención de un biopolímero, material con diversos usos, principalmente aislante.

– ¿Qué pasa a nivel cultural con las personas que tiran la colilla en la calle?

-Llevamos 2 años haciendo un “trabajo de hormiga” junto a nuestros embajadores (voluntarios y agrupaciones ecológicas) para concientizar a la población sobre el daño causado por las colillas. El filtro del cigarrillo existe desde hace más de 6 décadas y siempre ha sido socialmente aceptado, podemos incluso ver en las películas lo normalizado que está arrojar la colilla en cualquier parte. No tenemos nada en contra de la libertad de los fumadores, sólo queremos que sean responsables con sus residuos ya que las colillas también son basura. Si bien hemos realizado actividades como la del pasado 25 de enero donde recolectamos más de 500 MIL colillas en 1 DÍA junto a 35 agrupaciones ecológicas en todo el país, actividad que nos llevó al reconocimiento por la Honorable Cámara de Diputados de Mendoza y del Senado Nacional necesitamos poder contar con recursos para poder llevar nuestro activismo a un mayor nivel.

Cenicero portatil, realizado con materiales reciclados, y reciclable a su vez. Sirve como cenicero y también para guardar las colillas. Y es lavable!

– ¿Por qué piensan que las personas tiran las colillas en el piso en la calle, pero en su casa no?

-Pensando en tu pregunta puede ser porque en casa tienen en cenicero al alcance y un tacho de basura cerca. Antes esto no existía en las calles, pero ahora sí, estamos instalando cientos de colilleros (contenedores externos con forma de cigarrillo captadores de colillas) y estamos comercializando ceniceros portátiles también. Esperamos pronto los municipios puedan innovar en la comunidad con la implementación de nuestro sistema completo para la captación y tratamiento de residuos de cigarrillos.

Colillero, donde el fumador deja su colilla para el reciclado.

– ¿Qué conocimientos tiene la población sobre reciclar las colillas (mucho, poco)?

-Poco. Falta que mucha gente nos conozca, que sepa sobre el daño que generan las colillas y que este residuo puede ser transformado en algo útil. Por eso pedimos siempre a todos nuestros seguidores que puedan compartir nuestra iniciativa a modo de llegar a más personas.

– ¿Qué materiales se logran fabricar a partir del reciclado de colillas?

-Producimos un biopolímero aislante natural. A partir de ahí logramos desarrollar distintos tipos de productos, propios o a pedido.

Cigabrick: ladrillo producto del reciclado de colillas.

– ¿Cómo es el proceso para reciclar las colillas?

el cual producimos mediante una mezcla original de elementos naturales a los que sumamos las colillas y en donde introducimos nuestras genéticas de microorganismos (algunas con más de 30 años) entrenadas para comer la toxicidad y transformar la mezcla liberando enzimas que mineralizan el material. A partir de este biopolímero podemos desarrollar distintos tipos de productos como ladrillos (Cigabrick), baldosones para plazas, separadores para ciclovías, muros para Parkour, ceniceros, maceteros urbanos, entre otros, productos para los municipios con los que estamos trabajando y otras para el mercado del público final.

Colillas en proceso de reciclado

– ¿Hay más países que hacen reciclado de colillas?

– A nivel mundo, nuestro sistema natural es único e inventado en la República Argentina. Es ecológico y no generamos ningún tipo de residuo en ninguno de nuestros procedimientos. Esperamos mediante inversionistas poder replicarlo a nivel nacional e internacional mediante franquicia industrial. En otros países dicen reciclar las colillas, pero lo que hacen es lavarlas, no transformarlas como nosotros. Ese sistema de lavado que utilizan utiliza químicos para soltar la toxicidad, pero lo peor es después ya que les queda un residuo tóxico altamente concentrado resultado de la limpieza, residuos que siguen existiendo y de peor manera.

– ¿De qué trata el proyecto de ley 77.178 que se propuso en Mendoza?

-Propone la correcta disposición de los residuos de cigarrillos para toda la provincia. Así mismo, la regulación y control de sitios libres de humo.

-A nivel país, ¿cómo avanzan?

-Estamos trabajando fuerte en la provincia de Mendoza y de a poco se van sumando municipios que se han enterado de nuestra iniciativa. Esperamos pronto estar trabajando en conjunto con otras provincias del país.

– ¿Qué pasa en medio de la pandemia con las campañas de recolección de colillas, siguieron? -Tuvimos que frenar la jornada de recolección que tenemos programada hasta nuevo aviso, sin fecha fija ya que esta actividad en especial será en toda América, por lo que los planes de confinamiento de los países son distintos. Así mismo, las colillas contienen saliva del fumador por lo que por un tema de seguridad no realizaremos la actividad por el momento.

– ¿Qué sentimiento provoca en ustedes que se haya logrado reciclar y fabricar algo nuevo a partir colillas, que son los materiales más contaminantes en el medioambiente?

-Nos llena de orgullo y nos hace sentir un aporte al planeta, a esta generación y a las venideras. Lamentamos la falta de conciencia y de apoyo, el cual esperábamos una mayor y positiva respuesta, pero entendemos que es un ciclo de aprendizaje el hacerse responsable de los residuos que generamos y del cuidado del único planeta en el que vivimos, tanto para la comunidad como para las entidades de gobierno.

fuente: https://vivalatierra.com.ar/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *