ARGENTINA + SUSTENTABLE

PORTAL DE NOTICIAS EN EL CAMINO A LA SUSTENTABILIDAD

Expo Cannabis 2022: El INTA prueba distintos métodos de cultivo, que afecten a la planta

En el marco de la Expo Cannabis 2022 realizada en La Rural, CABA, A+S dialogó con Silvina Lewis, Directora del Instituto de Recursos Ecológicos del INTA

Por Gastón Cheret

Editado por Valentina Andrade

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria es un organismo de investigación estatal, que a pesar de estar descentralizado, y con autarquía financiera​ y operativa, es dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la República Argentina. En el 2017 El Ministerio de Salud, como autoridad de aplicación, autoriza al INTA y al CONICET para investigar médica y/o científicamente el cultivo de cannabis y elaborar la sustancia para el tratamiento que suministrará el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, que está contemplado en la Ley 27.350. Quienes deseen realizar alguna actividad vinculada a la producción y/o importación de semillas de cannabis para los fines de la ley y no sean los actores mencionados, deberán canalizar su proyecto mediante un acuerdo con el INTA o CONICET.

Por esto, el INTA tenia que estar presente en Expo Cannabis 2022, y contó con un stand donde se podía ver el avance histórico de la medicina cannábica en el país.

Silvina Lewis, Directora del Instituto de Recursos Ecológicos del INTA, y la Representante titular en el Consejo Consultivo Honorario por INTA de la ley 27.350, contó cómo fue el avance del estudio de la planta «Después de cinco años de reglamentar la ley, tenemos 23 convenios y proyectos de investigación y desarrollo.» Dijo además como el INTA prueba distintos métodos de cultivo, como de conservación, o de enfermedades que afecten a la planta, todos los proyectos buscan ayudar tanto a la producción «Macro» como a los cultivos particulares.

Las producciones macro, indica la siembra en cantidad, por ejemplo a campo o invernáculo, y allí se deberán tener en cuenta variabilidades que quizá no se tomen en cuenta en una producción menor.

Silvina cuenta cómo los primeros decretos de la ley resultaban limitativos, especialmente para los cultivos personales, además que implico una reorganización interna de las instituciones. El INTA tuvo que plantearse cómo iba a abordar el cultivo, hasta que en el año 2019 llevó una estrategia para los distintos trabajos en cannabis.

«El INTA como instituto nacional, siempre queremos generar articulaciones con empresas y organismos públicos, convenios de investigación tecnológica, la Expo Cannabis es una oportunidad porque la única manera que salga adelante Argentina, y este cultivo, es crear un mercado importante, y todos los organismos tienes que articularse y estar conectados, y podemos generar una industria muy prometedora»

El uso medicinal de la planta se remonta a muchos años atrás, lo particular, es que la primera teoría no salió de la medicina, sino de los ciudadanos encontrando las propiedades terapéuticas de la planta, y desde ese punto forzando su inclusión como un producto legitimo. En Argentina, el movimiento cannábico comenzó alrededor del año 2001, cuando se comenzó a conocer más de la planta, y creció su cultivo. «El uso adulto empezó como una cuestión recreativa, y después se dieron cuenta que podía ayudar con otras dolencias, además, con la globalización, uno se entera lo que pasa en el resto del mundo entonces empezó a crecer. Las primeras marchas grandes fueron entre 2014 y 2016, que las realizaron las ´madres´ que tenían hijos con muchos problemas, para legalizar el cultivo y finalmente se logra la ley en 2017»

Bajo la idea del autocultivo, Silvina comunico que «INTA no está en contra, nos parece que fue una gran solución a un tema que el estado no pudo resolver, que es la accesibilidad, si vas a la farmacia, en casi todo es país no vas a encontrar aceites en base a cannabis. Estamos esperando la reglamentación de la ley 27.669 que va a acelerar bastante las cosas» se refiere a la ley de Creación de la la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME), como organismo descentralizado que funcionará en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo, con autarquía administrativa, funcional, técnica y financiera, con jurisdicción en todo el territorio nacional. La autoridad regulatoria estará facultada para regular, emitir y controlar las autorizaciones administrativas que permitan el registro e inscripción de semillas, cultivo, cosecha, almacenamiento, fraccionamiento, transporte, distribución, procesamiento, comercialización y cualquier otra etapa o actividad económica que integre la cadena productiva del cannabis, sus semillas y sus derivados afectados a los usos medicinal e industrial.

Silvina dice como INTA y por ende el estado, busca que el acceso sea de aspecto publico, y que las leyes fomentan que el aceite este producido sin intervención privada, pero la ley no salió con presupuesto, se le atribuyeron responsabilidades al INTA, que no tenían posibilidad de cumplir, la manera que encontraron, ellos y otros organismos, son las alianzas con privados. Silvina dice que la idea es una libertad de cultivo y apoyo del estado, pero que no siempre se pueden alcanzar esos objetivos. Igualmente la ley tiene estipulado el apoyo a las personas que lo necesiten.

Las legislaciones relacionadas al mercado del cannabis seguirán creciendo, y es cuestión de tiempo para ver más empresas formadas bajo ese plano, el estado deberá ayudar a promover las investigaciones y las nuevas ideas que traen estos organismos, pero también sabe que los principios, y primeras versiones de la teoría del cannabis medicinal, es en el autocultivo, y el contacto con la tierra. Por ello deberá continuar apoyando las plantaciones particulares, y no cerrarles la puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *