ARGENTINA + SUSTENTABLE

PORTAL DE NOTICIAS EN EL CAMINO A LA SUSTENTABILIDAD

Es imprescindible una transición ambiental

La periodista Gabriela Ensinck, destacada comunicadora de temas ambientales en un diálogo profundo y reflexivo con A+S

Por Roman Perez

Existen varios conceptos sobre la palabra “TRANSICIÓN”. Dos definiciones son «Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto» y también «Cambio repentino».

En diálogo con Gabriela Ensinck, periodista especializada en sustentabilidad, expresa que los tiempos que se viven son críticos en perspectiva a lo ambiental, y asegura que es urgente la realización de una transición.

Gabriela Ensinck, periodista especializada en sustentabilidad

Un concepto planteado por la periodista, que acompaña a la tan necesitada transición, es “Economía regenerativa”. Se entiende por un proceso que abarca, desde un buen punto, a lo sustentable. Busca e intenta realizar un cambio radical con la intención de llegar a una relación restauradora entre la humanidad y el planeta. “Hoy en día se habla de economía regenerativa, que va más allá de hacerlas cosas bien, sino de hacer las cosas mejor” explica la periodista Gabriela Ensinck.

Esto hace referencia a remediar y reparar todo el daño que ya se ha realizado. Es decir, que el mundo se comprometa a no solo reducir el daño producido en el medio ambiente, sino dar un paso más allá y directamente evitar que sucedan todos los impactos negativos.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022, comúnmente conocida como COP 27, representantes de los países del mundo se han reunido con la finalidad de tomar medidas para alcanzar objetivos climáticos a nivel mundial. Esta conferencia fue realizada desde el 6 al 18 de noviembre de 2022 en Sharm el Sheij, Egipto. Según la palabra de la entrevistada, en esta cumbre fueron presentados tres grandes desafíos socio-ambientales para todo el mundo:

Cambio climático
Pérdida de biodiversidad
Desertificación y pérdida del valor del suelo

Estos tres ítems son objetivos que deben trabajar de forma colectiva todos los habitantes de la tierra. De igual forma, cada país tiene sus propias obligaciones y Argentina debe cumplirlas para dar un paso en contra de los impactos negativos.

“Si queremos observar un cambio urgente como país, primero debemos cambiar la matriz energética, en segundo lugar un cambio del uso del suelo y finalmente, algo muy simple, parar de deforestar” manifiesta Gabriela Ensinck.

Primer meta: Cambiar la matriz energética

Una transición energética conlleva cambios realizados en los modelos de producción, distribución y consumo de la energía. Esto es con la finalidad de evitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Principal causa de provocar e impulsar el cambio climático.

Como se sabe, el cambio climático es la consecuencia del calentamiento global de la Tierra. Es decir, el aumento general de la temperatura en el ambiente provocado por emisiones tóxicas. En los últimos años estos gases han ido aumentando progresivamente, por consecuencia, la elevación de las temperaturas son muy notorias.

“En Argentina, el 80% de la matriz energética está basada en combustibles fósiles aún sabiendo que tenemos un enorme potencial en energía eólica y solar sobre todo.” argumenta Ensinck .

Por medio de la extracción de los combustibles fósiles, procedentes de la biomasa, obtenemos las fuentes de energías convencionales que tanto conocemos. Aquí encontramos materiales como el carbón, el petróleo y el gas natural. Estos al no provocar una energía renovable, no se considera como energía de la biomasa.

La problemática en esta situación es de qué forma va a impactar el cambio en el modelo energético establecido. Posiblemente la cuestión más importante sea si se genera o se pierde mano de obra. “Hay estudios, que aparecen en el libro -Economía verde- que las energías renovables incluso generan más empleo que las energías convencionales” confirma la entrevistada. Lo fundamental de esta situación es que la transición en este aspecto debe arrancar cuanto antes para que sea justa y también para que provoque el menor daño posible.

Segunda meta: Cambio del uso del suelo

“Hay un informe que habla que de acá a 30 o 40 años los suelos se van a volver poco propicios para la generación de alimentos” explica la entrevistada Ensinck. 

Esto se debe a que si seguimos degradando, ya sea por contaminación o vertidos de agroquímicos de fertilizantes, genera un problema para la producción de alimentos.

Las tierras secas ocupan el 70 % del territorio nacional y se ven afectadas por el manejo ganadero, forestal o agrícola no sostenible; la deforestación y el uso inadecuado de los recursos hídricos. “La ganadería intensiva también genera el mal uso del suelo porque en vez de quedar atrapado el carbono en el suelo y ser nutritivo para los cultivos, se libera a la atmósfera” explica en diálogo con A+S.

Tercera meta: Parar de deforestar

A nivel mundial, se estima que la deforestación es de 13,7 millones de hectáreas por año. Mientras que en Argentina, los bosques del país son el patrimonio cultural más amenazado.

“Argentina es cabeza en el ranking mundial en deforestar” ratifica Ensinck. Con cada quema, destrucción o tala de árboles que se produce en el territorio argentino se han perdido bosques nativos -sobre todo en provincias del norte-. Un claro ejemplo es la provincia de Chaco, lugar de Argentina con más deforestación en los últimos 20 años.

A causa de esta situación se produce una gran pérdida de biodiversidad. “Se habla de la pérdida del 60% del número de ejemplares de distintas especies que habitan en el planeta, e incluso de especies que ni siquiera por ahí conocíamos” comenta Gabriela.

“Entonces con parar de deforestar, tener un cuidado del suelo y realizar el cambio de las energías convencionales hacia las energías renovables, Argentina ya cumpliría gran parte de sus tareas” remata la invitada por A+S.

Existen muchas soluciones para que se de la transición ideal. Si el país ajusta estos problemas, logra un modelo de producción y consumo circular; que sea más equitativo, no concentrado y lineal como es en el presente, el cambio será notorio. “Esto requiere información de calidad, luego una educación con esfuerzo y una buena capacitación para crear otro nivel de conciencia” especifica. Los expertos dicen que no queda mucho tiempo para realizar un cambio drástico, pero como dice Gabriela Ensinck, siempre hay esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *